El Ayuntamiento activará el mayor plan de inversión pública y rebaja fiscal producido hasta el momento en la ciudad para afrontar una crisis totalmente imprevista hasta que llegó la pandemia a España. La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha publicado una serie de medidas para reactivar la económica que, según ella, ascenderían a 130 millones de euros.

Se avecina una gran crisis y los datos no son buenos para Marbella, viéndose muy afectados dos sectores muy importantes como son la construcción y el turismo. Pero la clave está en anticiparse antes de que esto ocurra y sea más complicado salir de ello. Es por ello, que el Ayuntamiento ha destinado 60 millones de euros a inversiones municipales y 10 a empleo y formación. También se está trabajando en un plan estratégico para mantener el empleo y lograr que tanto las pymes como los autónomos se vean perjudicados lo mínimo posible, de manera que se dispondrá de todos los recursos posibles para evitar que la crisis económica nos golpee de lleno. Ángeles afirmó que aquellos que no hayan tenido actividad, no tendrán que pagar impuestos, lo cual da un respiro considerable a pymes y autónomos.

Se solicitará a Medio Ambiente que no cobren a los chiringuitos el canon por la ocupación del litoral y explicó que desde la administración municipal no se girarán recibos a los establecimientos de playa.

También se suspenderá la zona azul y se eliminarán las tasas de aprovechamiento de la vía pública. Se anularán las liquidaciones de los meses en curso y se planteará la bonificación en el momento en que se reactive nuevamente la economía. Con ello, el Ayuntamiento estará al lado de los empresarios, logrando mantener muchos puestos de trabajo.

Por otro lado, también aplicará una bonificación del 25% del IBI de aquellos inmuebles vinculados al ocio, la hostelería, el comercio y la industria que acrediten el mantenimiento de sus plantilla durante este año. Esto se realiza con el objetivo de que esa reducción de los impuestos vaya vinculada al mantenimiento del empleo.

También se mantendrá una bonificación del 95% del IAE a aquellos hoteles que no cierren en invierno, aplicándose también en un 50% a los negocios y comercios que tengan en plantilla al mismo número de empleados que antes del inicio de la crisis. Habrá una bonificación del 25% del impuesto de construcciones e instalaciones a los locales vinculados con ocio, hostelería, comercio e industria.

No se realizará ningún embargo por deuda tributaria, aumentando los plazos de aplazamiento de la vía ejecutiva y flexibilizando también el pago de tributos.

Asimismo, es prioridad la agilización del plan de pago a proveedores, habiendo subvenciones directas a las pymes que mantengan su actividad y el número de trabajadores previo a la crisis, objetivo al que se destinarán 2 millones de euros.

Debemos recordar que no es la primera ni va a ser la última crisis grave que se produce en la localidad, pero estamos seguros de que vamos a salir de esta, siempre lo hemos hecho y esta vez no va a ser diferente.