Marbella es un lugar idílico situado en la Costa del Sol con posibilidades de disfrute infinitas y un clima inmejorable. Dentro de este entorno tan propicio tiene lugar el mejor festival boutique de Europa, donde no solo se puede disfrutar de la mejor música en una antigua cantera, cuya acústica es una maravilla para el espectador, sino que dispone de una amplia oferta gastronómica, su terraza de verano, diversos espectáculos, etc.

Sus orígenes como Festival de música en Marbella se remonta a 2012, donde durante un mes acogió una serie de conciertos de artistas de talla mundial como George Benson, Paul Anka, Julio Iglesias o Miguel Bosé. Así cada año se ha seguido celebrando dicho evento, pero ampliando la oferta de ocio para poder dar una experiencia completa.

¿Cómo se ideó la posibilidad de hacer conciertos en una antigua cantera?

Sus orígenes se remontan al comienzo de los años 80, con Marbella en plena expansión internacional y como fuerte reclamo de la “jet set”. Alfonso von Hohenlohe quiso realizar un recital tenor en Marbella, y eligió la antigua cantera de Nagüeles por su magnifica calidad acústica y el entorno natural que dotaba de un valor añadido a la experiencia musical. Pero no fue hasta 30 años después cuando la cantera volvió a ser el epicentro de, en esta vez, el Festival de música en Marbella más conocido a nivel internacional.

Actualmente cuenta con más de 50 días de duración, donde recibe a más de 350.000 visitantes de más de 72 nacionalidades diferentes. Su proyección internacional es de tal envergadura que el 51,7% de los asistentes son público nacional y el resto es internacional. Este Festival de música en Marbella tiene un impacto económico de más de 227 millones de euros, siendo el primer festival de España, un 46% por encima del segundo. Si hablamos de su impacto en el sector, el 95% del negocio de la música en vivo en la provincia de Málaga corresponde a Starlite, siendo el 34,6% del negocio en toda Andalucía.

¿Y como repercute todo este impacto en la economía local?

Pues además de todo el negocio que gira alrededor como hoteles, restaurantes, servicios de transporte, etc. El festival emplea durante 4 mese y de forma directa a más de 1.000 personales profesionales del sector.

Tal es su importancia económica, que fue el único festival que no dejó de celebrarse en los dos años de pandemia, lo que permitió a los profesionales del sector, tener un alivio económico debido a las dificultades del sector durante los dos años de restricciones provocadas por la crisis sanitaria del COVID.

Pero Starlite no es solo un Festival de música en Marbella, sino que es una exposición de cultura y arte en estado puro. Las últimas ediciones, además de la oferta de festival boutique que hemos mencionado con anterioridad, como la gastronómica los Dj o la terraza de verano, Starlite acoge sesiones de Cine al aire libre, exposiciones de arte y desfiles de Moda. La marca Starlite ha conseguido una seña de identidad propia donde calidad y arte van juntas de la mano, esta identidad de marca le ha permitido celebrar el primer festival internacional en México en el año 2016 durante el mes de marzo, y se prevé que se celebran más citas por diferentes ciudades del mundo.

En cada edición de Starlite merece mención propia la Starlite Gala patrocinada por Antonio Banderas y Sandra García-Sanjuán, y que se ha convertido en una de las galas benéficas más importantes de España, con recaudaciones superiores a los 3 millones de euros que va destinada directamente las fundaciones como Cáritas, Cudeca o Niños en Alegría.

En definitiva, Starlite no es solo el Festival de música en Marbella por excelencia, sino que posee la capacidad de atraer a todo tipo de público al tener actualmente una oferta variadísima de arte y cultura. Sin ir más lejos en la última edición la mayoría de los conciertos, tenían un perfil más juvenil con actuaciones de Aitana, Pablo López o Dvicio, pero sin dejar de lado artistas experimentados y consagrados como Luz Casal, Sara Baras, Estrella Morente o Ara Malikian. Esta variabilidad de Starlite es lo que permite al festival conseguir multitud de seguidores y clientes, pues no se centra en una oferta cultural concreta, sino que busca poder ser un referente de calidad y a la vez un entorno de crecimiento cultural constante.

Por tanto, no pueden dejar de incluir el festival Starlite como una de sus paradas obligadas durante la temporada estival. No se arrepentirá de acudir a esta cita tan importante y disfrutar del entorno privilegiado de la Costa del Sol. Como el arte no se puede resumir ni expresar del todo solo con palabras, os recomiendo asistir al festival y poder generar ustedes mismos esa experiencia única, que seguramente hará que volváis a repetir.

Si quieres vivir una experiencia única y asistir a alguno de los conciertos de Starlite, no dudes en alojarte con nosotros y completarás una experiencia única.